sábado, 1 de septiembre de 2012

Piso Compartido - Una historia de amor litronero

Humor Azul tiene el placer de presentar su segunda gran obra, luego del éxito literario en el cual en solo 8 años se han vendido casi dos libros (se vendió uno), avanzamos en nuestro fracaso para pasar al guión teatralizado escrito, una obra urbana ambientada en la ciudad española que mas les guste, quizás Barcelona o Valencia y con los siguientes personajes:

El yonki: Un hombre originario de Toledo, de mediana edad y afectado por el abuso de las drogas
El Senegalés: Un rastafari fumeta, adicto a los dibujos animados
El Yanqui: Orgulloso de su país, patriótico y prepotente
El Palestino: Intenta vivir en segundo plano en este piso lleno de litronas y decadencia
Un argentino, una colombiana y un chino que cumplen con los tópicos establecidos sobre sus nacionalidades.

La obra se presentará finalmente como un nuevo libro, pero el OBJETIVO primordial es que sea llevada al cine por alguna productora o millonario loco. Comuniquense con tal fin a humorazul@hotmail.com

Se recuerda que dicha obra esta registrada y protegidos los derechos de autor, se prohibe su reproducción total por cualquier medio y únicamente se permite la reproducción parcial de máximo un 15% de su totalidad salvo autorización del autor.

La publicación se hará en formato de una o dos escenas (segun longitud y velocidad del viento), en entregas semanales.

Primera escena.




La cámara a ras del suelo va recorriendo las diversas habitaciones abiertas y sin gente y termina en el salón donde están todos comiendo en una aparente armonía, hasta que el palestino le pide al yanqui que le pase la sal, el yanqui se la tira de malos modos, por lo que comienza un intercambio de insultos y el palestino intenta golpear al yanqui pasando por arriba de la mesa y pisando la comida de todos los compañeros, lo que provoca que comience un intercambio de insultos entre ellos y una pelea generalizada.



Yonki: La ostia, así no se puede comer, todos los días igual. Si esto sigue así me voy a tener que ir a comer a un restaurante.

Chino: Rompe una botella y amenaza "voy a matal a todos hijos de puta", se va caminando hacía atrás ante la mirada atónita de los compañeros y se mete en su habitación.

Argentino: Che! vamos a arreglar esto, no seamos boludos, hace como dos meses que no terminamos una comida en paz, estamos desperdiciando en alimento, el chino estuvo como 3 horas para hacer los tallarines de mierda estos, y mirá ahora todos por el suelo.

Se escuchan llantos y gritos en chino desde la habitación, intercalados con "los voy a matal!!"

El Senegalés escuchando su mp3 y cantando reggae, va a la cocina coge una escoba y limpia la mesa barriéndola y tirando toda la comida y platos a un costado, todos se van a sus habitaciones.





1 comentario:

Anónimo dijo...

Es buenísimo y una mierda a la vez. La primera obra que leo que cumple esas dos características. Por eso le he dado a basura y a excelente en votar.