viernes, 13 de febrero de 2009

El imbecil se va a esquiar


Eran tiempos de bonanza económica para "el imbécil", luego de 2 años comiendo desperdicios del contenedor de un McDonalds, osea restos de mierda, mierda de la mierda, como si usted cagara y la mierda a su vez cagara a otra mierda, pues eso son los restos del Mc Donalds, entonces Imbécil ahorró suficiente dinero como para emprender un negocio, estuvo estudiando la situación y decidió poner un chiringuito de playa como habia en su mediterraneo natal, pero consultó a un asesor financiero y le dijo que la costa mas cercana estaba en Italia a 600 kilómetros, que no fuera tan imbécil y que le pague los honorarios de 3 mil euros la hora, que era el 79% de sus ahorros.
El imbécil se quedo con poco dinero como para emprender un negocio, empezó a deambular por la ciudad con dos botellas de plástico atadas a sus pies que cumplian la función de zapatos y pensando, tropezando con las columnas, ojeando a las jubiladas, orinandose las piernas para mantener el calor fue paseando y decidió que era hora de darse un lujo, comer algo limpio y dormir en un lugar poco húmedo, es noche fue a la pensión de Herr Müler, un ex combatiente nazi que alquila literas a 15 euros la noche, Herr Müler apenas le vio llegar emprendió a golpes contra el con su bastón de mango dorado, Imbécil intentó defenderse pero solo provoco mas ira en Herr Müler que continuo golpeándolo durante 12 minutos, luego le pregunto en que le podía ayudar, Imbécil le dijo que quería dormir en un lugar seco por una vez en su vida y le dio 15 euros y pasó a acostarse en una cama doble, que compartió con un montón de mierda envasada en piel que respondía al nombre de Herman.

Imbécil paso una noche con mucho confort a pesar de que Herman tuvo dos ataque epilépticos y un intento de suicidio.
Ya descansado Imbécil salio a la calle y decidió aprovechar las últimas nevadas y sus últimos ahorros para ir a esquiar. Fue a la estación de autobuses y cojió un bus de alto confort por el cual pago un billete de 150 euros mas un suplemento de 70 euros por ir en la clase super-confort ejecutiva, pero al subir al autobús los pasajeros comenzaron a tirarle pan mojado a la cara y por seguridad el conductor lo obligo a viajar con el equipaje.

Luego de muchas horas de viaje, el conductor abrió el compartimiento del equipaje y sacaron a Imbécil y lo arrojaron en un contenedor de la estación de autobuses porque se había desmayado por su propia emanación de gases metano, al cabo de unas horas se despertó Imbécil y se puso a buscar donde comprar esquíes, pero poco a poco se fue dando cuenta que no había llegado a ninguna estación de esqui sino a Tirana, capital de Albania, se había equivocado de autobús, decidió que tenia hambre y al buscar su cartera vio que le habían robado todas sus pertenencias, muy triste se puso a llorar y a frotarse contra una columna de la estación de autobuses en ruinas, un grupo de jóvenes comenzaron a rodearle y a insultarle en albanés, Imbécil acojonado empezó a reptar en el suelo cantando el himno de españa, los jóvenes comenzaron a golpearle y le metieron en un carrito de supermercado y lo arrojaron por una bajada. Imbécil intentó pedir ayuda en la embajada del estado español y la alemana pero como no tenia papeles y era muy feo solo recibió insultos y vejaciones, emprendió una nueva vida en Albania.
Continuara....

3 comentarios:

Jose Luis Forneo dijo...

Hola,

La literatura actual rumana es como la española, esencialmente una mierda. No parece que exista ningun autor que se dedique a describir la vida rumana actual. Pero si quieres puedes leer algun clasico...Total, la vida rumana no ha cambiado tanto desde 1930 a ahora.

Por ejemplo, El lecho de Procusto, de Camil Petrescu...(Patul lui Procust).

El profeta Azul dijo...

Gracias, de todas maneras llegado el momento vere que nivel tengo, quizas tenga que empezar por un libro de niños, me acercare a una asociacion de rumanos (arova) que hay en valencia a ver que me dicen.

alejandro martinez dijo...

eeeeeeee mi gran amigo de humorazulado!!! cuanto tiempo!!!